Traductor

dimarts, 23 de desembre de 2014

PREMSA

Circ. 078/2014
Circular completa (PDF): català / castellano


RETALL de PREMSA (1) + PIULADA
A Palma, la pitjor banca guanya amb el PP  Antoni Noguera | 20 desembre 2014
A Palma hi ha bancs que maltracten de manera especial els ciutadans, molts dels quals pateixen el cruel procés de perdre ca seva. Casualment això ho fan sobretot dues entitats financeres que han estat rescatades pels ciutadans amb quantitats multimilionàries. Quina ha estat la resposta d'aquests bancs després del rescat? Fer passar un autèntic calvari a centenars de famílies, incomplir sistemàticament la llei (Codi de Bones Pràctiques) i allargar el procés burocràtic per esgotar les víctimes físicament i psicològicament. L'objectiu és que defalleixin i renunciïn als seus drets més bàsics.
Aquestes entitats són Bankia i BMN (antiga "Sa Nostra"). El cas de Bankia és conegut per tots. Resultat de la suma de les caixes arruïnades pel Partit Popular a Madrid i a València, ha estat el cas que ha deixat més clara la corrupció financera i el concepte de porta giratòria dels polítics que acaben en espais de poder econòmic privats. El saqueig de les Targetes Black i la presidència de Rodrigo Rato són només exemples d'una de les pitjors estafes de la crisi a l'estat espanyol, una estafa que ha acabat amb un rescat.
BMN és un altre cas digne d'estudi. "Sa Nostra" ja no és nostra. Assistim a la desaparició de la nostra caixa de tota la vida. Cal recordar que tota aquesta metamorfosi la comença la seva anterior cúpula directiva amb l'especulació immobiliària, que es va traduir en crèdits milionaris al rei del ciment, Vicenç Grande. Actualment, Sa Nostra és una mínima expressió difuminada en un BMN amb uns directius i unes directrius sense escrúpols amb el drama dels desnonaments. Hem de lamentar especialment el maltractament que pateixen els treballadors, víctima d'un ERO absolutament miserable. Com sempre, han pagat justs per pecadors.
I la setmana passada ens topàrem amb la negativa dels bancs a cedir habitatges de lloguer social a l'Ajuntament de Palma per a les persones que n'han de menester perquè han perdut ca seva. El NO va ser l'únic resultat de la reunió. Ni una mica de vergonya, ni un mínim de respecte envers els ciutadans que han pagat els luxes i les pensions milionàries dels banquers. I el Partit Popular del senyor Isern, convertit en portaveu de les entitats bancàries, anunciava als habitants de Palma que s'havien de resignar davant la manca de pisos. Curiós argument que contrasta amb l'increment del 45% de les execucions hipotecàries durant el tercer trimestre d'enguany.
La clau de tot plegat és la connivència del Partit Popular amb les malifetes d'aquestes dues entitats i amb el procés neoliberal que ha provocat la transformació de les caixes en bancs. No oblidem que la història de Bankia té noms i llinatges: Esperanza Aguirre, Francisco Camps, Miguel Blesa o Rodrigo Rato, entre d'altres. Són el Partit Popular pur i dur. I BMN? El seu Consell d'Administració ha nomenat a dit "independents" com Álvaro Middelmann, no cal dir res més. En aquest escenari és impossible que Cort mantengui una actitud d'exigència davant els bancs, ja que el Partit Popular i aquestes entitats comparteixen el mateix ADN i els mateixos militants.
De moment, la banca ha guanyat la partida. Però en sis mesos a Palma les regles del joc canviaran de manera contundent. Caurà l'actual règim polític, antic i corcat, i donarà pas a un autèntic govern de la gent que defensarà per damunt de tot als autèntics accionistes de la ciutat: els seus ciutadans.
Antoni Noguera Ortega, regidor de l’Ajuntament de Palma




RETALL DE PREMSA (2)

M. FUENTEÁLAMO  Palma
E. COLOM  Palma
POLÍTICOS BAJO SOSPECHA El negocio del ladrillo
Sa Nostra dio a Nadal 6,8 millones de crédito al venderle el 'palacete'
El banco prestó en plena crisis el dinero para la reforma a la pareja de Armengol. Su empresa se creó 5 días antes y no estaba aún registrada.
Joan Nadal, pareja de la líder del PSOE balear Francina Armengol, logró no sólo que, en pleno crack inmobiliario y crediticio, Sa Nostra le financiara la compra y reforma de un edificio señorial con reminiscencias góticas junto a la Iglesia de Santa Eulàlia de Palma. Sino que además, como refleja el historial registral de la finca, consiguió que la caja de ahorros mallorquina le doblara de una tacada el préstamo en calidad de promotor para la rehabilitación integral del histórico inmueble con una promotora recién creada por él con un capital social de 3.006 euros. (…)


Palacete con techo de cristal  TOMÀS BORDOY
(…)
Hace unas semanas Javier Mato ponía el dedo en la llaga en un artículo brillante sobre la desaparición de Sa Nostra en el que evidenciaba la irresponsabilidad de unos políticos y unas instituciones que han dejado que se diluyese en la nada una caja de ahorros que contaba con 230 oficinas, 650.000 clientes y un 30% del mercado de Baleares. También aludía en su texto a la pertinente propuesta de comisión de investigación del diputado nacionalista Miquel Àngel Mas sobre el caso, que fue debidamente rechazada porque parece ser que los partidos mayoritarios quieren correr un tupido velo sobre la dilución de Sa Nostra en BMN.
“¿Cómo una empresa ni inscrita en el registro logró 6,8 millones de euros de un banco en ‘liquidación’?”
La ignorancia es terrible y la falta de curiosidad convierte a los individuos en replicantes. Siento una rabia infinita ante las condiciones de financiación, totalmente fuera de mercado, que consiguió de Sa Nostra la pareja de Armengol para comprar en pleno crack financiero el palacete de la calle Sant Crist. En qué cabeza cabe que una empresa creada cinco días antes, que ni siquiera estaba inscrita en el registro, consiguiese de una entidad en proceso de liquidación 6,8 millones de euros (1.131 millones de pesetas) para una promoción inmobiliaria. Un sector que tenía vetado el crédito por orden del Banco de España. Son numerosas las incógnitas a las que tiene que responder tanto la secretaria general de los socialistas de Baleares, por la parte que le toca, como los directivos de Sa Nostra que sancionaron una operación de financiación vetada al común de los mortales.
La dilución de Sa Nostra en BMN (sólo mantiene un 1,8% del capital) no ha sido casual. Operaciones inexplicables como la del jardinero Nadal han contribuido a ello. A los ciudadanos que hemos ayudado al rescate de las cajas con nuestro dinero se nos debe una explicación. Y si no la hay, que la Fiscalía Anticorrupción haga su trabajo.
@tomasbordoy



RETALL DE PREMSA (4)

Perdemos la caja sin saber por qué
JAVIER MATO – 15/11/2014

En 2007, BALEARES tenía una caja de ahorros con 230 oficinas, 650 mil clientes y un 30% del mercado bancario de Baleares. Empleaba a 1.680 trabajadores y tenía una obra social que destacaba por su contribución a la comunidad. Su valor económico era incalculable. Su nombre, Sa Nostra, reflejaba la realidad: era de aquí. Era de la sociedad. El poder público tenía el control y nos deleitaba con su presencia masiva en los órganos de dirección.
Hoy ya no tenemos caja. Sa Nostra ya no es de aquí, ya no tiene su sede en Baleares. Y tampoco es nuestra, nos queda un 1,8% de la propiedad. El resto, exactamente un 98,2 %, ya no es balear. Lo que viene a significar que no tenemos voz alguna. Ni poder de decisión. Ni influencia. O sea, no nos queda nada. ¿La hemos vendido? No, no ha sido una venta. No ha habido contraprestaciones. Nada. Incluso puede que al final se termine por perder hasta el patrimonio artístico de la entidad, a cambio de nada. A mí me parece legítimo que un ciudadano concluya que perder una entidad de este valor, sin nada a cambio, es un robo. Yo no sé si ha sido un robo. Pero sí estoy seguro de que la ausencia de toda investigación, de preguntas, de interrogantes, de transparencia, de debate, es un robo. Es el robo del derecho a conocer la verdad. No tenemos políticos sólo para que protesten por una estúpida foto supuestamente sexista en la puerta de un comercio, ni para que chillen porque un conseller les pide «besito», ni para que pataleen porque Baleares no aparece en el mapa del tiempo de Televisión Española. Los tenemos para que, al menos, si perdemos la primera institución financiera de Baleares, podamos saber qué ha ocurrido, quién es el responsable, cómo ha sido. Al menos conocer qué se ha hecho mal; entender por qué nuestra caja, que había sobrevivido a una Guerra Civil y a cuarenta años de dictadura, no pudo con la democracia. Para los ciudadanos que éramos los propietarios de la caja, esto ha sido un robo porque nadie se ha molestado en explicar cómo ha ocurrido, por el silencio atronador que rodea todo lo sucedido. Tener instituciones de autogobierno, tener el poder aquí en Baleares, no ha sido suficiente para ser capaz de preguntarnos qué ha ocurrido. Y si esto no nos lo preguntamos quienes hemos perdido este patrimonio, ¿quién lo va a hacer?
Nadie ha dicho una palabra. Tres años después de que Sa Nostra ya no sea balear, el diputado Miquel Àngel Mas, del PSM, presentó al Parlament una propuesta de comisión de investigación debidamente rechazada. La velocidad de la luz: tres años para percatarse de que se nos ha extraviado la caja de ahorros; y rechazada, porque a nadie interesa saber qué pasó. Nosotros preguntando en el Parlament por la política aeronáutica de Madrid, que no es de nuestra responsabilidad, pero callando esto, cuyos responsables políticos están bajo el mismo techo.
Todo empezó con la crisis. El historiador Carles Manera, que había escrito artículos sobre la importancia de Sa Nostra para nuestra economía, a la sazón conseller de Economía de un Gobierno formado por el PSOE y todo el resto de la izquierda y centro nacionalista, explicó un día (2 de junio de 2010) que Sa Nostra iba a protagonizar una «fusión fría» con otras cajas, «para acceder mejor a los mercados internacionales». Después, sin ninguna explicación convincente, se anuncia que la boda no será con la caja de Navarra, sino con otras, lideradas desde Granada. Manera decía a la prensa, porque en el Parlament no había preguntas sobre algo tan poco importante, que había «total complicidad» del Govern con Sa Nostra. En junio del 2011, al fin se produce la fusión «porque las cajas de ahorros necesitan procesos de capitalización fundamentales en un mundo cada vez más competitivo en el ámbito financiero y la única forma que tienen de obtener esto es la bancarización» (Manera, al Parlament, el 15 de febrero de 2011). Quedaba claro que la caja se uniría a otras, pero manteniendo su identidad y, por supuesto, su poder. Sólo era para acceder a los mercados.
En esas fechas, Antoni Alorda, PSM, un patriota que sangra viendo cómo nuestro dinero se nos va a Extremadura, explicaba a Josep Melià en el Parlament que esta fusión no era la desaparición de la caja. «Esto nunca se planteó por parte de Sa Nostra (...) nunca se ha planteado un proceso de fusión. Es importante -nos ilumina- que no hay que quitarle importancia a las alianzas estratégicas, es cierto que crean un nuevo sujeto jurídico, es cierto que se le atribuyen márgenes importantes de decisión, pero no absorben en absoluto a las entidades fundadoras». En un ataque didáctico, se pregunta en público sobre «¿por qué Sa Nostra ha querido reforzar su solvencia y apostar por una operación ambiciosa de mejora de su eficacia y eficiencia comercial y financiera?» (9 de noviembre de 2010). Observen: «operación ambiciosa de mejora de eficacia y eficiencia» es, en el lenguaje de Alorda, la desaparición de Sa Nostra, por la que su compañero Mas se pregunta cuatro años después. Fantástico.
No les transcribo lo que dice el portavoz del PP porque es ofensivo para la inteligencia. Ni siquiera ser oposición les impulsó a expresar alguna preocupación por la pérdida de una entidad financiera que, como todos, no dudan en considerar como trascendental.
Nuestros políticos debaten casi a diario, con una valentía sin par, cada agravio que nos inflige Madrid, mientras un coro de sesudos analistas valora el impacto que sobre nuestra identidad tienen esas ofensas. Sin embargo, en los cinco años que van desde que la primera entidad financiera de Baleares empezara su «operación ambiciosa de mejora de eficacia», nadie ha encontrado una oportunidad de confirmar que hoy nos queda el 1,8% de la caja; nadie ha debatido si alguien descuidó sus obligaciones; si alguien fue incompetente. Y eso que todos estaban en los órganos de dirección de Sa Nostra, que todos tenían información de primera mano. (O quizás, esta es la razón.)
Es terriblemente serio que hayamos perdido una entidad cuyo valor era mil millonario, y cuyo significado político no tiene comparación, pero es simplemente letal que todo esto haya ocurrido sin que ni el sistema político ni el mediático hayan tratado el asunto como lo que es: el mayor desastre financiero de la historia reciente de Baleares, paradójicamente ocurrido sin la participación de nadie externo a nosotros.
Mal futuro tiene quien pierde un banco de la importancia de Sa Nostra, pero mucho peor es el horizonte de quien es incapaz de reflexionar sobre lo que ha ocurrido, de exigir responsabilidades, de mirarse al espejo y clarificar el pasado. A algunos les iría mejor que su memoria no fuera tan histórica y que se acordaran de lo que pasó ayer mismo.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.